24 junio, 2009

ANIMISMO, FOLK BIOLOGY Y LA PREDISPOSICIÓN AL MOVIMIENTO BIOLÓGICO

Por: Antonio Chávez
hnc.correo@gmail.com

En el artículo sobre la contraintuitividad, el animismo animal y el origen de la religión, se comenta que el animismo, en tanto que atribución de características de animación a objetos no vivientes, se fundamenta en la detección de la forma y la motricidad del input visual (Guthrie en Pyysiäinen & Anttonen 2002 p. 46). Aquí anotaré algunos datos interesantes respecto a la estructura del mecanismo implicado.

Los estudios en humanos de culturas diferentes muestran que nuestra categorización intuitiva de formas vivientes («folk biology», en adelante FB: inferencias/expectativas sobre esencias y relaciones de especies vivas) se fundamenta en una «esencia biológica» que integra tanto formas básicas como conductas típicas. Por otro lado, si es correcto que tanto la «folk psychology» (en adelante FP: inferencias/expectativas sobre las acciones de otros agentes) como la FB son sistemas intuitivos de naturaleza modular/específica, e independientes uno de otro por tanto, resultaría que algo como el animismo es una «mixtura» directa: atribuir intención (= FP) a un objeto viviente (= FB), y lo mismo ocurriría con respecto a la «folk mechanics» (en adelante FM: inferencias/expectativas sobre objetos, espacio y tiempo) en el mecanismo de atribuir intención (= FP) a un objeto/evento inanimado (FM). En efecto: hay evidencia de que la FB sería un sistema independiente de la FP (Atran et al. 2001).

Sin embargo una serie de datos dejan poco clara la diferenciación entre los sistemas inferenciales FP/FB, p.ej.: (1) en el caso de la vinculación neurocognitiva entre el reconocimiento del «movimiento biológico» (en adelante MB: reconocimiento especializado de motricidad con rasgos propios de seres vivientes, en contraste con la motricidad de objetos inertes), la distinción animado/inanimado y la agencia, y (2) porque el sustrato neural en el surco temporal superior está implicado en el reconocimiento de seres vivos, la agencia y la ToM. (Agencia, ToM y FP son conceptos intercambiables: Griffin & Baron-Cohen en Dennett 2002.) El MB, esto es, la motricidad de «humanos y otros vertebrados», se ha visto que es reconocido en neonatos humanos a las 100 horas de nacimiento (Méary et al. 2007) e incluso a las 48 horas (Simion et al. 2008). Adicionalmente, hay que notar la instantaneidad del mecanismo: 100ms para reconocer una forma humana (ibid. p. 809). En tanto que la FB y el animismo equivalen al reconocimiento y la atribución de características especiales de motricidad y forma, es evidente que esta sensibilidad (innata) es un aspecto nuclear en ellos; de hecho, en humanos el MB se extiende al reconocimiento de la morfología y la motricidad cuadrúpeda (ibid. p. 809), lo que apunta a la importancia del reconocimiento de la forma en el animismo. A su vez, tales características son las señales fundamentales para la detección de agencia. Tal parece que a este nivel básico y temprano, por lo menos, la FP y la FB conforman un único sistema de procesamiento visual (notar en el gráfico p.ej. como se traslapan en el cerebro).


En efecto, todo esto sugiere un mapa neurocognitivo que debe consistir en un sistemaFP basal que se extiende a un subsistemaFB y que adicionalmente se conecta a otro sistemaFM (p.ej. la multifuncionalidad cognitiva de las mismas áreas neurales). Es decir que, nuevamente, domina la dimensión que llamo «sensoriosocial», un modelo neurocognitivo global claramente adaptativo p.ej. respecto al entorno: reconocimiento automático de congéneres, atribución automática de disponibilidad para la interacción, autodisposición automática para la interacción social. Intrasocialmente, desde una perspctiva evolucionista parece más evidente aún que la sensibilidad a la forma humana en el neonato descansa en el contexto de la interacción madre-hijo.

Finalmente, la sensibilidad al MB está presente en animales como varios estudios muestran en gatos, palomas, pollos, monos, simios y delfines (ibid. p. 813 refs. 7–13). Esto es una fuerte evidencia de la filogenética de tal propensión. Interesantemente, la unificación de todos estos datos nos llevan de regreso a las ideas que Guthrie retoma de Uexküll y Burkert: el animismo es agencia y por tanto parte integral de la cognición animal.


ÍNDICE TEMÁTICO

FUNDAMENTOS
¿Qué pensamos? ¿Qué buscamos?

LO HUMANO
La unidad cerebro-sociedad-cultura

EL ROMPECABEZAS: EXPLICANDO LA RELIGIÓN
Diversas disciplinas confluyen para estudiar y explicar la religión
Generalidades
Modelos explicativos clásicos
Neurociencia
Se ha producido un error en este gadget.